ewriters

scrivere per essere letti
Siamo 7.768 ewriters e abbiamo pubblicato 69.454 lavori, che sono stati letti 42.911.497 volte e commentati 53.686 volte. Online dal 3 Gennaio 2000.
 
 



Seguici


Scaffali


lavoro pubblicato domenica 2 aprile 2017
ultima lettura venerdì 28 aprile 2017

Questo lavoro puo' essere letto da tutti

el recuerdo de ti

di Grigo1993. Letto 538 volte. Dallo scaffale Generico

Dirán que esto es un cliché, pero espero poder transmitirles un poco de este sentimiento, esta magia, que todos buscan pero pocos tienen la suerte de encontrar. Me despierto y ahí está el, tumbado junto a mi, viéndome y acariciando mi cabello. - Hola boni

Dirán que esto es un cliché, pero espero poder transmitirles un poco de este sentimiento, esta magia, que todos buscan pero pocos tienen la suerte de encontrar. Me despierto y ahí está el, tumbado junto a mi, viéndome y acariciando mi cabello. - Hola bonita Yo me acurruco más hacia el, me envuelve con sus brazos y me da un beso en la cabeza. Jamás me acostumbraré a esto. Ahí abrazada a él, comienza a decirme que me ama, que solo quiere estar conmigo y lo mucho que le gusto. Una lagrima rueda por mi rostro y el me pregunta si estoy bien, y la verdad es que por primera vez lo está, todo parece encajar. Lo veo y solo puedo pensar en lo mucho que lo amo, en lo mucho que me gusta y en cuanto lo quiero en mi vida. Son las pequeñas cosas las que hacen la diferencia, las que me hacen sentir amada y las que me hacen amarlo. Cuando sabe que estoy cansada, me hace un delicioso masaje de pies y luego me hace cosquillas hasta que no puedo aún que sabe que es altamente probable que lo de un pequeño golpe, luego me retracto y el dice que está bien. Esos días en los que estamos sentados escuchando música y cantando. Cuando me chiqueo para que me abrace, o trato de convencerlo de que me deje elegir la canción o tal vez algún postre. A veces me observa mientras hago alguna tarea y luego me dice algo como "eres hermosa" y "te ves linda haciendo eso".Cuando el me anima, me alienta y me da la seguridad de ser más yo, me hace sentir que lo puedo todo, y que me haga sentir querida cuando siento que no puedo. Aquellas noches en las que me canta hasta que logró dormirme. Los momentos en los que me apoya, pero también me ayuda a ver qué estoy equivocada aún que no me agrade que me lo diga, probablemente el no sabe lo mucho que agradezco y valoro eso. Lo amo por lo que es, lo que siente, lo que piensa, lo que cree y como lo defiende pero también por cómo está siempre dispuesto a escuchar nuevos puntos de vista. Por qué sabe aceptar sus errores, por por sus virtudes y sus defectos, por las cosas que ama y lo que haría por ellas, por qué es un hombre respetuoso, educado, con bases firmes y pies en la tierra. No cambiaría nada de el, por qué ese es del hombre que me enamoro día a día. Lo amo y no me imagino un día en el que deje de amarlo, esté o no a mi lado. ...No quiero una vida sin el aún que a veces no sepa cómo decirlo. El es todo lo que quiero.Lo más extraño de cuando dejas de estar con alguien es toda la información que te deja, como que aún sabes su canción favorita, el nombre de sus hermanos, recuerdas el sabor de su helado favorito, el nombre de su perro, su cantante favorito, y hasta el sueño más extraño que te contó mientras hablaban a las 2 am, aprendes todos esos detalles y de pronto desaparece. Es extraño. Y doloroso. "Acabo de fumarme mi último cigarro y me supo a ti. Porque fume hasta lo último, hasta donde quema, como no queriendo que se acabara, hasta donde dolía, pero teniendo la satisfacción de que seguía entre mis dedos. Acabo de fumarme mi último cigarro y no pienso prender otro, prefiero quedarme ese sabor que me dejó, ese recuerdo de la adicción involuntaria que uno hace propia, como tú. Debo dejar de fumar, debo dejar de pensar en ti, pero me encuentro en el punto ilógico donde lo mismo que me hace respirar es lo mismo que me mata. Me niego a soltarte aunque ya no estés aquí. Me duele apagar el último cigarro, pero se acabó."Baila conmigo, hazme olvidar.Muérdeme los labios hasta sangrar, quiero recordarte mañana al hablar.Acaríciame como si me fuera a morir, sabes que mañana no estaré ahí.Déjame sin respirar, quiero esos segundos de felicidad.No me abraces al terminar, ya sabemos que no te quieres quedar.No me mandes mensaje de 'cómo estás?' no necesitamos la formalidad.No voy a invitarte a cenar, las platicas las aborrecerás. Solo vamos a sentarnos y a escuchar a Nirvana cantar, vaciar algunas cervezas y aullar.O podemos poner a Raised By Swans, pero sabes en lo que eso va a terminar.Sabes que nos acordamos que nos tenemos mutuamente solo para saciar las ganas y mitigar la soledad.“Hoy te he visto otra vez y no ha pasado mucho tiempo. Lo sé porque mi cabello no ha crecido mucho desde la última vez que te vi: cuando decidiste irte, cuando te dejé ir. Has traído aquél suéter azul que me gustaba tanto, el que me hacía pensar que no había más cielo que el que estaba colgado de tus hombros. Y es que te habías convertido en mi estación sin parada, en un rumbo sin camino, en prácticamente todo mi sistema solar. Porque habías decidido toparte con un punto final al doblar la esquina que el destino no nos tenía preparado, pero estaba escrito, pero no era tiempo. Porque me dejaste perdida en aquél bosque encantado del que decidiste no rescatarme y yo, no sabía si seguir buscándote para terminar más perdida de lo que estaba o intentar trazar un mapa con nuestros recuerdos y lo que me quedaba de ti. Habías sido un montón de rayones de tinta en mi vida sin ningún orden aparente, capítulos salteados, a medias… Un montón de páginas vacías que intenté, locamente, escribir para ti. Habías cruzado todo lo que podía llamar mis sentidos en un abrir y cerrar de ojos, te habías vuelto torbellino en un instante, lo habías sido todo hasta que se te ocurrió llegar con un alternativo final Y ahora, que has pausado las estaciones y has corrompido la loca y estúpida idea de lo que yo hacía llamar amor. Dime, grítame, enloquéceme más si es que se puede ¿Cómo quieres que borre tus pupilas de las mías, si por mucho tiempo, tan sólo tú y sólo tú, fuiste quien las hacía dilatar? ¿Cómo pretendes callar al silencio que delata todos los secretos que he escondido con resoplar tu nombre? ¿Cómo pretendes que borre de mí, tu desgarradora existencia, que más que existir se ha convertido en ausencia? Dime que eres tú quien tiene las respuestas… que yo he rasgado y roto paredes en busca de ellas. Arráncame las coordenadas de tus lunares escritas en mis venas para no huir a uno de ellos ahora que me siento perdida. Y es que las ganas desgastadas porque algún día vuelvas a pensar en mí, han decidido quedarse varadas. Mis brazos insisten en buscarte, no les he dicho que ya no estás, que es muy tarde, que no regresarás jamás”.Hoy te planteamos un desafío. Coméntanos tu #Selfie.Imagínate dibujar las características y los rasgos de tu rostro, tus formas y colores. Descríbenos tu día a día, tus costumbres y tus actividades.Pero especialmente, coméntanos acerca de tu Yo interior, tu carácter, tu personalidad y tus pensamientos.Sé realista o ficticio y sumérgenos en tu universo.Como cada Lunes, te proponemos un nuevo hashtag y tienes una semana para escribir una historia e incluir #Selfie para que sea seleccionada.En el transcurso de la semana, nuestro equipo de redacción recomendará las mejores historias y las tres mejores historias sobre el tema #Selfie serán recomendadas desde nuestra cuenta 20lines durante el fin de semana.No dejaste una nota, no has enviado ningún mensaje, dejaste tus llaves, ¿será que piensas volver?suspiro y respiro tu almohada, siento tu esencia, es fría, ahora estoy segura de que no volverás.¡Cobarde! No diré que te lo di todo, que te entregué mi alma o que fuiste el amor de mi vida.¡Cobarde! Te fuiste porque no estabas listo para ser amado, para amar, para aprender a vivir de otra forma.¡Cobarde! No regreses, no me busques, no preguntes por mi, que no tienes derecho a saber cuánto me destruiste.Al final la tormenta se irá, cerraré la ventana, pondré seguro a la puerta y conseguiré volver a dormir en paz.
Seguimos imaginando cómo sería si estuviera ahí, a tu lado. Describiendo y dibujando una casa que queremos que exista, también quiénes nos acompañarían en los domingos de parrillada y karaoke, del número de perros que adoptaríamos y cuántos niños correrían a pelearse por el control de la TV. La mayor parte de nuestra vida es imaginaria y, no me malentiendas, me encanta soñar contigo acerca de todo lo que podríamos hacer y sé que por muy lejanos que se vean nuestros planes, estamos dispuestos a cumplirlos.No obstante, hoy siento que te debo una disculpa. Una disculpa que puede ser me digas no es necesaria por la situación, pero hoy la siento indispensable:Amor mío, perdóname por no estar.Por perderme todas esas tardes en la montaña rusa y todos esos cafés que bebiste solo. Por no estar cuando enfermaste ni cuando llorabas por añorar una caricia o incluso cuando simplemente debí haber estado en tu primer partido de la temporada. Todas esas llamadas que pude haber hecho pero que pospuse para cuando saliera la Luna y así charlar sobre mi día en una misma plática nocturna. De verdad, siento mucho no acompañarte en todas tus salidas familiares o asistir a las fiestas con tus amigos todos los fines de semana.Sabrás, mi amor, que soy amante de la vida, pero hoy la maldigo por no permitirme verte dormir cada noche ni despertar a tu lado todas las mañanas, por no dejarme prepararte el desayuno o regalarte un dulce que compré en una ida al mercado.Contigo he aprendido lo que es realmente extrañar y añorar. Jamás quise herirte con una actitud que no entendías porque no viste mi expresión en ese momento. Perdóname por no poder curar tus heridas con besos diarios, por mi depresión intermitente al no tenerte a minutos de mí, por no encontrar una manera más fácil de sobrellevar esto más que ignorar el dolor y seguir imaginando que "pronto" no es una palabra constante en nuestro vocabulario.Quiero confesarte que, aunque no lo demuestro, me come el miedo. El miedo de no tener la certeza de cuándo será la próxima vez que te vea después de ese fin de semana que ya tenemos planeado. El miedo de que encuentres algo parecido o incluso mejor a lo nuestro teniendo el plus de que estará cerca de ti. El miedo a perderte. El miedo al tiempo. El miedo al espacio. El miedo a que las situaciones nos venzan y dejemos de luchar por lo que hoy soñamos... No es mentira decirte que la razón más verdadera a no querer madrugar es saber que será otro día sin sentir tus manos en las mías.Caigo entre las sábanas, la oscuridad me acurruca en sus brazos.Me miró al espejo y veo el reflejo de lo que pude haber sido, ahora ya no tengo más por vivir, me siento insatisfecho, no sé que está bien para mí, nadie me escucha, nadie me lee, nadie está conmigo, jamás lo han estado, no deseo ya a una persona que esté a mi lado, estoy cansado de esperar o dejar que la vida me ponga personas adelante, estoy harto de toda esta reprensión que siento, quiero morir, quiero desaparecer y esperar a cuando venga una ambulancia por mi.Toda mi vida ha sido así, ya no puedo disimular más mi dolor, ya no quiero a nada ni a nadie, este no es un simple texto, me estoy muriendo, no pretendo vivir más de los 25 años, todos mis planes y pensamientos son iguales, y me quedo con el puto cinismo de siempre, vamos a un solo destino, hacia la muerte, cada quien lucha sus duelos de diferente manera, pero ahora mismo yo ya luche muchos duelos a la vez.No entiendo por qué la vida tiene que ser así, me complica realmente tener que vivir el día siguiente, ya no me da importancia no ser nada para nadie, por qué no lo soy, mi fortaleza no la puedo tener siempre, ya no más.Agradezco al destino que tengo un lugar donde escribir, donde plasmar lo que siento y lo que haré, un lugar que es secreto por qué nadie está enterado de que tiendo a existir, agradezco de que por aquí nadie me verá y será mi mundo, yo seré mis views, yo seré mis propias palabras y escribiré lo que tenga que escribir, el suspiro de noche no ha terminado, aún sigo vivo.Bien lo dijo ella, cada vez se vuelve más difícil para mí.Entre palabras flotas,unas cuantas rotas y otras silenciosas. Dolor ya acostumbre a sentir,tus nuevos colores me estremecen,pero me hacen pensar en morir.Esto se complica con el tiempo, no sabes si es bueno buscar o que llegue a ti sin tal juramento. Bien me lo dijo ella, que complicada tiende a ser, con su corazón renegado y su amor a un lado. No persigas el amor, duele y está mal, tampoco dejes que llegue a ti, de alguna u otra manera, es como es. Oh pequeña, con dolor me he quedado,no sé que es lo que ha pasado, extrañas formas de tomar las cosas tengo, pero...te entiendo. Encuéntrate a ti misma, ten siempre tu carisma Encuentra en tu complejidad lo bellocomo yo lo hice, como yo te quiero.Por más que alejes, estaré tranquilo con saber qué estás bien, en tu nombre bailo en tu nombre tomo en tu nombre me margino.Pero por más que se sienta,mi niña preciosa siempre serás. A veces solamente llegan a ti como el aire rosando tus pulmones cada infinidades de veces Pensamientos a media noche desgarrando tu mente y tu alma, pensamientos a medio dia o inclusive a la hora del desayunoSoy presa de una voz que me debilita poco a pocoHay dias donde se logra ocultar los pensamientos depresivos y todo corre el ritmo que deberia de correr para cada persona viviendo en este planeta , con una sonrisa en la cara como si estuviera tatuada a cada uno de nosotrosY como todo hay dias malos y otros pesimosA veces con ganas de no despertar otro dia más y otros con ganas de comerme el mundo enteroTodos los Dias llueven sueños rotos y todos los dias salen nuevos que los reemplazan Las personas dicen que una persona joven no tiene ni la mitad de problemas que tienen personas de 30 y más, pero, y quien puede defender esta version?, con padres a los que impresionar y amigos a los que seguir , futuros que formar y amores que superar Todo parecer ser muy facil pero como se puede embolver un sin fin de problemas y sueños rotos?Con una familia desinfuncional y un Papà ausente no parece buen escenario para actuarParece ser que solo soñando uno se encuentra lo inimagibable , donde todo sale bien y nada parece malFue entre sueños que todo empezo a salir mal, fue entre sueños que supe como terminar aquella historia en la que alguna ves despierta quise estar.El novio es sencillo, simple, vacilador, bromista, agradable a todos los amigos en derredor, gusta de beber el día de paga, por lo regular consume más de un par de cervezas, pero a veces por descuido se le pasa la mano, los amigos se ven obligados llevarlo a casa algo intoxicado. Es de piel morena, ojos negros, coincide en estatura con Malva, la novia hermosa, pelo crespo, manos callosas por el trabajo en el campo, los días de cita viste los mejores trajes y usa la mejor fragancia hechas de feromonas en la creencia que así, tendrá siempre a sus pies a la chica de sus sueños. La debilidad suya es la desventaja de estar profundamente enamorado de la doncella lo cual no empata con el pensamiento actual de ella. Una tarde la conoció cuando de visita en casa con su hermana menor Emilia, ambas estudiantes de la universidad.
Llevan dos años de novio, Raúl ha tomado la decisión de trazar el futuro de los dos; el noviazgo tiene una finalidad concreta, sellar la relación con un contrato matrimonial o si no, cada quien se vaya por su lado, una cosa así tiene su tiempo; se dan de besos, se acarician, se tocan y… nada más. Malva es de la misma idea, inmaculada es la pretensión conservase hasta después que el matrimonio se consume, por eso es la razón del límite fijado, la frontera delineada por ella. Viendo la situación, el mancebo desesperado por el amor alejado de lo idílico y cursi novelesco, le propone matrimonio, la respuesta viene después de dos meses de recordatorios, ruegos, suplicas por el sí con la repetida condición de llegar virgen al altar, exige la deje tranquila y se aguante de requerir la famosa prueba que si lo ama. Puestas las condiciones, fijan la fecha del feliz acontecimiento, pide a los padres la mano de Malva, hecho esto, hablan con el sacerdote y posteriormente corren las amonestaciones y hacen los preparativos de la boda. Las dos familias se hayan complacidas por los vástagos próximos a contraer nupcias, igual las amigas, los amigos de la pareja, aunque ven la disparidad en cuanto a situación económica y de estudios, la futura esposa cursa estudios superiores, el joven trabajador de los campos agrícolas, a duras penas terminó la preparatoria, no obstante, los felicitan, esperan con el tiempo consoliden la unión y tengan muchos hijos o por lo menos lo intenten ya que la economía y el desorden existente en el gobierno deben conducirse con cautela. Solo una, solo una joven al leer la invitación a los esponsales estruja el sobre y hoja y lo arroja al piso con rabia y dolor enterarse Raúl se casa con la insulsa mal venida novia. La iglesia está abarrotada, falta una hora para el inicio de la ceremonia, con tiempo y sin premuras los familiares y amistades ocupan sus lugares en las bancas del templo, las madrinas y padrinos con las manos ocupadas con los celulares en modo silente intercambian mensajes y chismolerías, el ambiente es festivo, nada presagia haya inconvenientes, lo planeado se cumplió, la pequeña multitud confiada espera llegue la hora del rito matrimonial. Raúl arriba con el mejor traje rentado de una tienda especializada para este tipo de eventos, de acuerdo a la costumbre el novio no debe ver el vestido ni a la prometida prior al casamiento, llega acompañado de los familiares y compañeros y ocupa su lugar bajo el altar, henchido de emoción, muy dispuesto a la espera de su amada se sume en el encantador futuro que los espera.Mauricio, así se llama él, está esperando a que algo suceda. No le gusta trabajar porque siente que la libertad se le esconde cuando está ocupado. Se pasa la vida sentado en una pequeña oficina, pensando que pasarán los años y la ausencia de la soledad no llegará nunca. Se acomoda siempre de la misma forma, su cabeza queda paralela a la pantalla cuadrada que "le da sentido" a su existencia; y aunque él intente evitarlo, su columna parece comenzar a curvarse. Mauricio no está viejo, ni tampoco joven. No es del tipo de personas que trabajan en una oficina, pero con el tiempo se acostumbró "a volverse realista y a dejar de creer en bobadas". Se convirtió en un hombre, para el mundo, serio y parco. Generalmente no habla; le gusta el silencio porque lo abstrae. Le gusta pensar que esta loco y que la gente no lo ve de la misma forma en que él se ve. Ahora mismo, Mauricio está pensando en ella; una mujer cuyo rostro no recuerda, pero que ve siempre. Piensa él, mientras intenta descubrir su forma: "Ella mira siempre en silencio, con cautela; es muy discreta. Debe de ser de ojos reposados y tranquilos. ¿Quién sabe en qué piensa ella? Seguro se siente predecible, sin embargo yo no la entiendo. Puedo recordar que ayer me sonrió, pero, ¿por qué lo hizo? ¿Será acaso porque me entiende? O tal vez, ¿porque no lo hace?... La voy a llamar para preguntarle (es que me da miedo que mañana no venga y pasado mañana tampoco, y de pronto me quedo entonces con las ganas de saber qué piensa). Mas si la llamo, ¿Qué voy a preguntarle? Acaso: ¿Señorita usted me entiende?... Si me dice que sí, le cuelgo; y, ¿si me dice que no? Creo que mejor no la llamo, ella vuelve todo muy complicado; por eso no la entiendo y no puedo saber si ella me entiende. Y si mañana viene, seguro ya no me vuelve a sonreír y todo a lo mejor porque no la llamo". Un leve timbre de teléfono saca a Mauricio de sus reflexiones. Revisa con agilidad y entusiasmo su celular, pero rápidamente se decepciona, ¡Ya está cansado de tanta publicidad barata que le llega a diario! Mira de manera casi inconsciente su pequeño reloj de pulsera, y siente una especie de alivio al ver que ya puede irse. Ahora, en la calle, él considera que puede detenerse. Se queda parado en medio de un andén escuchando música con unos audífonos gastados. Se ve, en este momento, apático y despreocupado. Posiblemente tenga "crisis existencial". Se siente asfixiado, confuso y los susurros en su cabeza, ni siquiera en la noche, lo dejan tranquilo. Justo en este momento, ahí parado, se limita a observar la calle, a existir. Sin darse cuenta, Mauricio está conociendo su mundo: las calles largas y planas, que se ven oscuras y deprimentes en los días nublados (como hoy); los árboles, que parecen surgir espontáneamente del suelo, y cuyas hojas se sacuden de manera brusca y sin ritmo ante la insolencia del viento; y los edificios, que se interrumpen absurdamente por una que otra casa de arquitectura vieja y desorganizada. Él esta percibiendo también a las personas: la forma en que actúan cuando presienten la lluvia, las está clasificando según la longitud de los pasos. De repente, comienza a desahogarse el cielo, y las primeras gotas que le caen encima, lo despiertan a él de su coma ficticio. Algo ansioso, se monta en un bus, y sentándose junto a una ventanilla, se va pensando en cuánto le gustaría dejarse mojar por la lluvia. En otro lugar de su mismo mundo, está ella, que posiblemente se llama Laura. Ella está muy cansada, como casi siempre. Comienza a oscurecer y puede ver cómo ríos de luces que bañan el valle emergen imprevistamente de la nada. Camina meditabunda por un par de calles, espera el cambio de un semáforo que se le hace eterno, y al igual que Mauricio va perdida en la música que transmiten los audífonos blancos. Lo risueño de su alma le hace resbalar, en ocasiones, una que otra sonrisa casi imperceptible; transita por una acera más o menos llena, mientras mantiene pensamientos suaves y ligeros; se deja llevar por el movimiento de la gente. En tanto, llega a una estación del metro, entra con una naturalidad completa... Se le ha vuelto costumbre. Siente las gotas de lluvia mientras se monta al vagón, se da cuenta de que le toca irse parada; se acerca lo que más puede a una ventana que esta a su derecha, y comienza a ver las almas de Medellín, reflejadas en las bujías artificiales de las pendientes que justo ahora la rodean. Avanzo por las piedras sin saber si era el norte, el sur u otro punto cardinal. Como acompañando mis pasos, las tres luces me seguían. Nunca intente descubrir el origen de ellas, solo estaban allí.
Tres kilómetros ya caminados descubro dibujados en el primer cartel que vi. en todo el camino. No estaba sucio, ni desalineado, ni ebrio, ni siquiera me sentía preocupado .La paz de la quieta noche y las tres luces me calmaban cualquier indicio de alerta.
Siguiendo por el camino tropiezo con tres monedas, al parecer de oro y de una antigüedad no familiar. Las levanto apenas las observo como si supiera para que las había encontrado y mientras sigo caminando las guardo en mi bolsillo.
¿A donde voy? ¿Donde estoy y como llegue?
Luego de un rato las tres luces se dividen enfocando cada una un camino. Tres caminos se bifurcaban en mi frente ¿Cual tomo? Me decido por el de la izquierda y a los tres pasos noto que las luces no me seguían. Vuelvo hacia atrás y tomo el del medio, pero a los tres pasos las luces seguían quietas. Intente con el ultimo y a los tres pasos, las luces me siguieron. El suelo de a poco se iba transformando de rocoso en un liso camino de tierra roja. Como por impulso empiezo a recordar algo al escuchar tres campanadas que no podía identificar de donde provenía el sonido. El primer recuerdo que llega a mi mente es que al salir de un Pub me acerque a mi auto para dirigirme al encuentro de alguien, fue lo único que recordé mientras seguían mis pasos firmes como si recién me levantara, sin el mínimo dejo de cansancio. Luego de otro buen rato de caminar vuelvo a mirar el reloj. Muy sorprendido pero sin alterar mis pulsaciones veo que solo habían pasado tres minutos. Nada tenía lógica, todo indicaba que era un sueño del cual despertaría en cualquier momento Pero todo era muy real dentro de lo insólito. Nuevamente escucho tres campanas pero esta vez el sonido parecía estar mas cerca. Al unísono me viene a la mente un segundo recuerdo, una nota en mi casa que decía (V.3-03- P.3) Solo esos dos recuerdos tenia. Caminando en un lugar desconocido, sin saber como o porque llegue. Con la compañía sorprendente de tres luces que al parecer guiaban mis pasos y sin preocuparme por su existencia. El camino nuevamente volvió a cambiar y ese color rojo tierra paso a ser un sendero de mármol blanco cercado en sus laterales por tulipanes negros, un paisaje único y majestuoso que con la radiante iluminación de mis luces amigas el camino brillaba como en un cuento de Hadas. Por un momento me descubro en una paz nunca sentida. Un banco de plaza al costado del camino de mármol blanco brillante con solo tras patas, parecía invitarme a sentar y así lo hice. Las luces empezaron a sacudirse en su lugar en forma muy abrupta lo cual interpreto como un aviso y me levanto muy rápido del banco, doy tres pasos por el camino y las luces se detienen para seguir iluminándome. No debía descansar, me estaban llevando sin dudas a un sitio desconocido y ahí supe que tenía que llegar.
En ese momento entendí que algo iba a pasar en donde yo tenía que vivir una experiencia o aprendizaje .Algo me querían mostrar las luces. Todo tendría un porque que descubriría al final del camino. Sea un sueño o realidad alternativa, todo tendría una explicación. Y me asegure que así sea. Con más tranquilidad y paz que hasta el momento me sentía cuidado, protegido y guiado. Sabía que algo bueno me iba a pasar. Retenía mis dos recuerdos que a como se iban dando las cosas solo me quedaba uno mas. Un último recuerdo que me daría una respuesta o seria parte de lo que después descubriría y entendería.
Cuando la oscuridad de la quieta noche se iba disipando y las luces se hacían mas grandes como abarcando todo, noto que por los lados del camino había solo árboles dorados o los veía así quizás por la gran iluminación. Sigo entonces por el camino y los árboles se veían más intensos y en verdad eran dorados. Desde su tronco hasta la copa, un dorado muy intenso como el dorado a la hoja. Extrañamente había muchos, la aparente "regla de tres" no surgía efecto en las hileras de árboles que enmarcaban ese majestuoso camino, algún motivo habría para ese hecho. De pronto detrás de los árboles sale un canguro el cual de un solo salto se detiene frente a mí quedando frente a frente. Me mira muy fijamente y vuelve a brincar en su lugar quedando de espaldas y entre salto y salto va delante de mí. En cada salto miraba hacia atrás como esperando que lo siga y lógicamente dentro de ilógico que parecía todo, lo seguí. Solo tres fueron sus saltos y naturalmente fueron mas mis pasos por la distancia que había entre uno y otro. Por primera vez en el camino llego a una esquina que me obliga a doblar, ese seria el cuarto salto del canguro, el mismo salta indicándome que doble también pero por la arboleda lo perdí de vista y cuando al fin doble el canguro ya no estaba. El apoyo de su cola y sus dos patas traseras marcaban tres líneas en el camino que a pesar de ser de mármol, quedaron sus huellas como en la arena. Las luces cada vez mas y mas intensas llegaron a desaparecer como si se tratara de un amanecer pero desde otro lugar, diferente. Al doblar en y no ver más al canguro, cosa que no me sorprendió, veo al final del camino un enorme y hermoso castillo resplandeciente y aparentemente de cristal pulido. Todo esto antes de dar el primer paso luego de doblar y en ese instante oigo nuevamente tres campanadas las cuales me aturden por estar mas cerca y el tercer recuerdo llega a mi mente. Me veo de pie frente a un edificio público el cual no identificaba, como a punto de ingresar y al mirar hacia atrás el recuerdo se desvaneció.
Las luces me llevaron hasta ahí, en el camino que cambio de rocoso a rojo tierra y luego a mármol encuentro tres monedas de oro antiguas. Algo no me dejo descansar, el tiempo parecía mucho pero el reloj solo indicaba muy poco, luego un canguro dejando sus huellas que también indicaban un numero tres, mas las tres campanadas que fueron tres veces en cada un me vino un recuerdo. El paisaje termina siendo de ensueños y solo quise saber en donde estaba y el porque de presencia ahí. Los cuerpos de las víctimas eran entonces sujetados de los tobillos y colgados bocabajo de una manera sutil, cual si fuesen bebés. Una vez colgados, las cabezas eran cortadas inmediatamente por una luz blanca que escapaba de un instrumento que parecía hecho de cristal. La cabeza caía en un contenedor que succionaba la poca sangre que escapaba de la cabeza. Las cabezas de los individuos eran colocadas en recipientes individuales, mirando hacia adelante y creando la apariencia de un desfile; donde los marchantes todavía parecían estar con vida.
Al llegar al final de este proceso, una mano cibernética sujetaba el cráneo y una especie de vapor desintegraba todo el vello de la cabeza. No había rastro de cabello en ninguna parte. Lo único que quedaba era una piel brillante y desnuda. Después de este procedimiento, la parte superior del cráneo era separada y el cerebro era extraído delicadamente por un instrumento que reducía de alguna manera el cerebro. Luego tres succionadores sujetaban el cerebro y lo depositaban en un contenedor que parecía de cristal. Los ojos eran absorbidos por una especie de aspiradora y la piel era separada del cráneo mediante burbujas de aire. No tengo la menor idea de cómo empezó todo esto. Lo único que recuerdo es la hilera de gente que se dirige al cuarto de los gritos. El cuarto de los grito es… donde vamos a ser ejecutados. Todavía recuerdo la expresión de este ser. No, no es humano...y esta sujetando un tipo de pistola que parece de plástico Estos seres no son de aquí, por lo que pudiera ser otra cosa ¿Extraterrestres? Hablamos de ellos todo el tiempo, y siempre han estado aquí con nosotros. Tiene la fisonomia humana pero la piel es transparente, donde se ven claramente los vasos sanguíneos y los órganos internos. Todo esto parece un sueño. Más bien una pesadilla. En mi mente puedo ver claramente todos los procedimientos de matanza. Desde el momento de ejecución hasta el lugar de corte y empaquetamiento. Estos seres lo han planeado todo de una manera perfecta. No he visto una sola gota de sangre derramada. Extraen la sangre de cada persona en forma individual, rápida y efectiva. Todavía puedo ver las agujas enterradas en las yugulares, extrayendo hasta la última gota de sangre. Lo demás es corte y empaquetamiento.
Todo empezó con el discurso de Obama. El dijo que todos los prisioneros sentenciados a muerte y de por vida serían trasladados al Centro Recreativo el Sahara. Todos los países fueron invitados a participar. Más de la mayoría aceptó. Meses después, los prisioneros con 50 años o más, fueron enviados al Centro Recreativo Sahara (CRS). Pasaron un par de meses y los prisioneros con más de 15 años eran extraditados al CRS. Finalmente, todos los individuos que entraban a prisión por más de un año eran enviados al Centro Recreativo el Sahara. Durante el término de estos cambios jurídicos, la cantidad de vagabundos y limosneros empezó a disminuir, y finalmente a desaparecer. La respuesta del gobierno fue: “han sido elegidos para participar en el programa del Centro Recreativo del Sahara, para ser más productivos”.Mailen se acerca a la cama de Marisa, le da un beso y le pide que le avise a su abuela, que se olvidó la billetera sobre la mesita de luz, que a la tarde pasa a buscarla. Marisa abre la canilla, una fuerte lluvia sale de la ducha. Espera que el agua caliente borre la modorra y el cansancio de los sueños que la visitan de vez en cuando. Piensa en Mailen, mientras el agua escurre y patina a lo largo de su piel. Su hija, es de una belleza inusual, su cara enmarcada por rizos salvajes iluminados por hebras doradas, no siempre logra dominar, ojos enormes en almendras siempre calmos, otorgan bondad. Su presencia entera hace notar, este donde este y lo quiera o no. Se prende a la vida con una intensidad imposible de refutar. Desde pequeña que es inquieta, como si intentara aprender todo en un solo día, arrebatada, alegre, espontánea, casi artista de si misma, se moldea una y otra vez y nunca se deja convencer, que las cosas terminaron de hacerse. Ensaya roles, adora teatralizar situaciones que la preparan para asomarse a este ancho y extenso mundo. Se reinventa a si misma y reinventa todo lo que la rodea una y otra vez hasta el hartazgo de la repetición. Esta estudiando turismo, es el segundo año de la carrera, afirma que gracias a ella podrá aventurarse hasta los diferentes rincones del planeta, galopar sobre las aguas de deshielo de algunos ríos, escalar jóvenes y vigorosas montañas y volar desafiando la gravedad en busca de las térmicas. Marisa siente que es hermoso verla desplegar su imaginación y energía, siempre alerta. Si bien ahora no te invita a compartir tazas de té en el país de nunca jamás, ni pasear por el mundo al revés de Alicia, su entusiasmo sigue contagiando. En la casa de enfrente vivía una prostituta. Al observar la cantidad de hombres que la visitaban, el monje decidió llamarla:

– Eres una gran pecadora – la reprendió.
– Le faltas el respeto a Dios todos los días, y todas las noches.
– ¿Será posible que no puedas detenerte y reflexionar sobre tu vida después de la muerte?

La pobre mujer quedó muy conmovida con las palabras del monje; con sincero arrepentimiento le oró a Dios, implorando su perdón. También pidió que el Todopoderoso la ayudara a encontrar una nueva manera de ganarse el sustento. Pero no encontró ningún trabajo diferente. Y después de una semana de pasar hambre, volvió a la prostitución.

Pero, cada vez que le entregaba su cuerpo a un extraño, le rezaba al Señor y le pedía perdón. El monje, irritado porque su consejo no había producido ningún efecto, pensó para sí:

– A partir de ahora, y hasta el día de la muerte de esta pecadora, voy a contar cuántos hombres entran en esa casa.

Y desde ese día, no hizo otra cosa que no fuera vigilar la rutina de la prostituta: por cada hombre que entraba, colocaba una piedra en una pila.

Pasado algún tiempo, el monje volvió a llamar a la prostituta y le dijo:

– ¿Ves esta pila?
– Cada piedra representa uno de los pecados mortales que has cometido, aun después de mis advertencias.
– Y ahora te lo vuelvo a decir: ¡cuidado con las malas acciones!

La mujer comenzó a temblar al darse cuenta cómo se iban acumulando sus pecados. Al volver a su casa, derramó lágrimas de sincero arrepentimiento y orando dijo:

– ¡Oh, Señor!
– ¿Cuándo tu misericordia me va a librar de esta miserable vida que llevo?

Su plegaria fue escuchada. Ese mismo día, el ángel de la muerte pasó por su casa y la llevó. Por la voluntad de Dios, el ángel cruzó la calle y también cargó al monje consigo. El alma de la prostituta subió inmediatamente a los Cielos, mientras que los demonios se llevaron al monje al Infierno.

Cuando se cruzaron a mitad de camino, el monje vio lo que estaba ocurriendo y clamó:

– ¡Oh, Señor! ¿Es esta tu justicia?
– Yo, que pasé mi vida en devoción y pobreza, ahora soy llevado al infierno.
– Mientras que esta prostituta, que vivió en constante pecado, está subiendo al cielo.

Al escuchar esto, uno de los ángeles respondió:

– Son siempre justos los designios de Dios.
– Tú creías que el amor de Dios se limitaba a juzgar el comportamiento del prójimo.
– Mientras que llenabas tu corazón con la impureza del pecado ajeno, esta mujer oraba fervorosamente día y noche.
– El alma de ella quedó tan liviana después de llorar, que podemos llevarla hasta el Paraíso.
– Tu alma quedó cargada de piedras y no podemos hacerla subir hasta lo alto.
Un poco fastidiada, la señora va al kiosco y compra una revista, un paquete de galletitas y una lata de naranjada. Preparada para la forzosa espera, se sienta en uno de los largos bancos del andén.

Mientras hojea la revista, un joven se sienta a su lado y comienza a leer un diario. De pronto, la señora ve, por el rabillo del ojo, cómo el muchacho, sin decir una palabra, estira la mano, agarra el paquete de galletitas, lo abre y después de sacar una comienza a comérsela despreocupadamente.

La mujer está indignada. No está dispuesta a ser grosera, pero tampoco a hacer ver que no ha pasado nada; así que, con gesto ampuloso, toma el paquete y saca una galletita que exhibe frente al joven y se la come mirándolo fijamente.

Por toda respuesta, el joven sonríe y toma otra galletita. La señora gime un poco, toma una nueva galletita y, con ostensibles señales de fastidio, se la come sosteniendo otra vez la mirada en el muchacho. El diálogo de miradas y sonrisas continúa entre galleta y galleta. La señora cada vez más irritada, el muchacho cada vez más divertido.

Finalmente, la señora se da cuenta de que en el paquete queda sólo la última galletita.

– No podrá ser tan caradura – piensa

.. y se queda como congelada mirando alternativamente al joven y a las galletitas. Con calma, el muchacho alarga la mano, toma la última galletita y, con mucha suavidad, la corta exactamente por la mitad. Con su sonrisa más amorosa le ofrece media a la señora.

– ¡Gracias! – dice la mujer tomando con rudeza la media galletita.
– De nada – contesta el joven sonriendo angelical mientras come su mitad.

El tren llega. Furiosa, la señora se levanta con sus cosas y sube al tren. Al arrancar, desde el vagón ve al muchacho todavía sentado en el banco del andén y piensa:

– Sinverguenza.

Siente la boca reseca de ira. Abre el bolso para sacar la lata de gaseosa y se sorprende al encontrar, cerrado, su paquete de galletitas. !Intacto!
Siendo positiva lo podría tomar como un paseo,
“después de cobrar”
resignada hago la fila para pagar los servicios,
entre charlas la mañana va pasando,
veo que la ventanilla está cada vez más cerca,
¿no sé si sentir alivio o enojo?
afirmo con seguridad que en ella me desplumaran,
¡aunque tranquila que las cuentas se saldarán!
Con mi ramillete de cuentas pagadas sigo mi recorrido,
¿mi primera parada?
es donde las esencias gratas me marean,
ese local tan desordenado pero tan placenteramente perfumado,
cada respiración es una disyuntiva ,
¿adivinar cuál es el olor que más predomina?
sinceramente no tiene importancia resolverlo.
No sé si será la tierna canela.
El pasional pimentón rojo.
Acoso será la delicada manzanilla.
Tal vez es el penetrante orégano.
Quizás el que más se destaca es el apabullante comino.
Sigo mi camino con una pícara sonrisa,
invado con decisión la verdulería,
es toda una tarea elegir cada fruta que he de llevar,
¡observando cual tendrá mejor sabor!
El dueño me atiende con resignación,
él va embolsando las verduras que le voy requiriendo,
ya conforme con mis peras arándanos limones pomelos rosados,
manzanas deliciosas descubro mis verdes bananas,
satisfecha emprendo mi retorno,
¡¡¡ paseo concluido!!!
Había una vez un señor entrado en años que vivía solo en el pueblo de Quinilla. Estaba delicado de salud por lo que pasaba la mayor parte de su tiempo sentado en una silla. Todos los días contemplaba la partida de los campesinos que iban a las chacras. Los veía pasar cantando, abrazándose, silbando canciones; y él, desde su ventana, les invitaba frutas o les hacía señas que denotaban su felicidad. Tenía su casa cerca de una quebrada que desembocaba en el río Huallaga. A veces, cuando sus piernas se lo permitían se acercaba a ellos y les llevaba refrescos, les contaba chistes y les animaba a seguir trabajando. Luego regresaba y se ponía nuevamente cerca de su ventana para verlos regresar.
Amaba esa parte de su casa. Lo tenía abierto todo el día y toda la noche, así lloviera o hiciera calor. No le importaba que los pájaros se metieran a su casa y se comieran parte de sus alimentos. Decía que su ventana era parte de su alma y que se refrescaba contemplando la naturaleza, oyendo cantar a los pajaritos y sobre todo viendo pasar a los campesinos.
Cierta vez tuvo que ausentarse por motivos de salud. Antes de partir se acercó a su ventana y le habló largo rato como si le entendiera. Y hasta se puso sentimental cuando tocó el armazón de que se componía la ventana. Un campesino que pasaba por allí fue encomendado para que la vigilara todos los días de su ausencia, la limpiara e impidiera que la mala hierba se adueñara de ella. “Sólo estaré ausente unos días”.
En la ciudad no estuvo tranquilo. Contemplaba las casas y las ventanas le parecían que no tenían alegría, que siempre estaba cerradas y no dejaban ver el interior de las casas. Se sintió triste y mortificado. Así que regresó antes de lo previsto. Y cuando llegó a su casa lo primero que hizo fue abrir su ventana, reír, abrazarla y quedarse él resto del día a su lado. Por la noche leyó un libro sintiendo el fresco que le llegaba junto con la brisa del Huallaga. Se quedó dormido y se despertó cuando el viento balanceaba la ventana.
Así pasaban sus días y noches.
Un día cayó gravemente enfermo y los campesinos que pasaban por ahí se acercaron a tratar de ayudarle, pero él solo les dijo, no se preocupen por mí, ya estoy viejo, cuiden de mi ventana que es mi alma y mi alegría.
Nadie tocó la ventana. Esa noche hicieron turno para vigilarlo. Pero su edad y su enfermedad estaban avanzados que al día siguiente, antes que rayara el sol falleció. Los campesinos cargaron el féretro y lo enterraron cerca de su terreno. Llegó un fuerte viento que asustó a los presentes quienes buscaron refugio en el primer árbol que había. El viento siguió por largo rato. Luego se fue y empezó a rayar el sol. En ese momento la ventana se cerró bruscamente.Me derrumbé
Tan frágil como siempre, queriendo explicarme y excusarme muchas cosas, tantas cosas, tantas desiciones, tantos momentos y tantas palabras.
Que debía hacer?
Que debo hacer ahora?
Podría encontrar la respuesta así?
Podría saber que es lo correcto? Para quien? A beneficio de quien? O de quienes?
Que debes hacer tú? Si tú, la persona que más daño me ha hecho y que más he querido.
Para ti si tengo la respuesta, vete, se feliz, muy feliz, inténtalo, hazlo!
Mírate, todo esto, es nada parado frente a ti, aférrate a lo que quieres, a lo que te gusta, a lo que necesitas, a lo que mereces... anda ve! Que la vida te quede corta y que el amor te sobre a manos llenas, es lo menos que mereces, es lo que quiero para ti. Me derrumbé y lo seguiré haciendo, hasta que entienda que si eres feliz yo también lo soy, porque a la mierda lo que dicen eso no es verdad, yo soy feliz si eres feliz conmigo!
Porque si estás aquí todo está bien y este nudo en mi garganta se desmorona cuando te veo.Ve y se feliz con alguien más, alguien que no se desmorone.
Leonardo, Leo, León, maldito idiota o como quieran llamarlo ha sido lo mejor y lo peor que pudo haberme sucedido en la vida, es de esas personas que nacen con encanto, irresistible a morir más por su personalidad que por su físico y eso que es realmente guapo: alto, moreno, delgado pero con los brazos y el abdomen perfectamente marcados, cabello siempre despeinado-enmarañado, ojos negros acompañados de unas marcadas ojeras, sonrisa paraíso y una encantadora cicatriz en la mejilla izquierda.

Un amante violento adicto a la literatura y al sexo. Nos divertimos cumpliendo nuestras más pervertidas fantasías "It feels like I only go backwards baby" como fondo, y la luz tenue como testigo de nuestro juego de amor... Hubo química desde la primera hora en que lo conocí, me enamoré hasta los huesos de ese pedazo de idiota, no sabía pensar en nada que no fuera él, se convirtió en mi adicción, mi pensamiento de madrugada y mi anhelo de cada día, quería que sintiera la misma obsesión hacía a mí, pero no.

Le gustaba, era claro pero siempre tuvo una hermosa debilidad: mujeres, nunca se detuvo ante alguna de ellas, disfrutaba coquetear y atrapar nuevas presas.

Leo te quise tanto que me olvidé de mí. Acepté compartir tus besos a cambio de un instante junto a ti, qué miserable!

Fue después que me di cuenta que el no buscaba amor, solo compañía momentánea y tal vez pronto se olvidaría de lo nuestro, te dejo antes de que te alejes para ahorrarme un poquito de dolor.La historia que voy a contar comenzó en marzo 2013, cuando tuvimos 14 años. Después de un año siendo buenos amigos, que hablabamos entre los cambios de clase compartiendo nuestras opiniones, le fui cogiendo poco a poco cariño y más cariño (con una gran protección que la tuve). Terminé en una clase de informática a séptima hora de un miércoles dia 27 enamorandome de ella. Fue un momento especial y mágico para mi, yo la veía absolutamente dorada con su pelito bonito recogido castaño claro con alguna mecha rubia amarillenta muy rizado con una coleta bien recogida preciosa. Adoro ese peinado. Es oro puro expresado a la chica que quieres… No se puede expresar con palabras todo el amor que sentí.Pasaron los meses y me arrepiento de no haber hecho casi nada para conseguirla con todo lo que la quise y quiero. Llegó verano y sentía que ya ni eramos amigos.En Septiembre de 2013 nos volvimos a reconciliar, pero no duro mucho y yo con mi tozuda estrategia de pensar que ella me correspondía y que yo sólo tenia que esperar, nos volvimos a alejar… Ya teniamos 15 años.

Pasaron los meses y me estaba poniendo muy preocupado sobre el tema del amor. Desde el primer mes de 2014 me sentía un verdadero idiota viendo como se desvanecía la amistad de antes por la cuál me enamoré. En Febrero 2014 me entero que ella esta por otro y estaba verdaderamente desolado-triste. Llegó el 19 de Marzo de 2014 y por mi sorpresa ella se viene a mi mesa al acabar la clase de Latín a decirme que no me quería de novio y que sólo amigos. Yo acepté con todo mi dolor y tristeza. Estuve días llorando con muchos paquetes de clínex y ella tuvo el bonito gesto de ayudarme y volvímos a hablar (o incluso más que antes en 2012 hasta Marzo 2013).

Yo estaba muy confuso y encima ella estaba también pasando por lo mismo que yo. Yo la quería ayudar porque la quería tanto que hubiera hecho cualquier cosa para que ella fuera feliz. Estaba muy desilusionado y tuve un fuerte desamor que me afectó mucho durante casi un año. Algunos dias no comía (Hasta Septiembre 2014) y había momentos en los que me sentí muy solo. Pero ella ella estaba allí ayudándome, la chica preciosa de la cuál me enamoré. Sin embargo el Amor era no correspondido y ella no sintió lo mismo. Estaba en un verdadero circo bipolar hasta que cumplí mis 16 años en Agosto 2014. Le venía demostrando mi amor desde Marzo 2014.

En Septiembre de 2014 (yo ya tenía 16 años) ella se fue del instituto y yo me quedé sin esa joya que le hacía falta a la clase. Todo fue mejorando, pero en un ambiente de amistad (eso si, yo la seguía queriendo aún algo más) y nos vimos 2 veces en 2 meses, hasta nos hicimos fotos y le hice regalitos…

Llegó Diciembre y viene el caos. Ella me empieza a ignorar, no quedamos, no me responde. Yo levanté la voz con mucho cariño y ella se enfadó conmigo.

En Enero 2015 volvemos a hablar (y yo ya no quería que fuera mi novia y la hago caso) todas las semanas e intento ser lo mejor que ella desea (porque yo la quise y la admiré como una verdadera mejor amiga), todo va bien y en Marzo 2015 la hago unos bonitos recuerdos. En Abril 2015 viene la verdadera hecatombe: Ella me dice que no quiere verme y no me valora todo el amor que le tuve en el pasado y yo le pregunto que porque no podemos vernos. Ella me lo oculta y me dice muy seria que no quiere que seamos amigos, que debemos distanciarnos y en Abril me dijo eso (2-4-2015), y no me quiere escuchar.

Puede que me enfade pero para mi ella es una persona muy especial y a veces me sienta triste de que se haya vuelto una persona que no sabe escucharme y no quiera nada conmigo salvo dejarme tirado. Yo hice muchas cosas por ella, no tiene sentido que se aleje de mi. Yo la quiero, “es mi niña favorita que se perdió en el desierto y me dejó”.

Todo lo que hice era por su bien. Era una gran amistad por mi parte que yo valoro mucho (con la cuál me enamoré desde Marzo de 2013 y hasta Febrero de 2015). No se si algún día volverá y reconocerá todo lo que hice por ella. Lo dejo en el aire e intento que no me afecte.

Sólo deseo que algún día sea una gran amistad mutua. Le tengo cariño.Por aquel entonces estaba sola, en mi casa mi madre trabajaba todos los días y muchas noches, mi padre no nos prestaba atención, cuando mis padres se juntaban solo discutían y mi hermano los calmaba y también me calmaba a mí que no podía dejar de llorar, pero se fue de casa y no supe otra vez de él. Cuando tenia 8 años, cuando me ingresaron en el hospital por primera vez conocí a un chico, y su hermano gemelo, estos chicos fueron mis primeros amigos.Éramos el par perfecto...Él solitario...Iuraña...Tantas personas me habían traicionado que ya no tenía en quien confiar realmente.Él músico.Su música era lo mas hermoso que había oído y amaba más aún el honor de ser su única espectadora.Yo cantante.Cantando más para mí que para cualquier otro, intentando encontrar la forma de demostrarle de lo que soy capas.Él mi poeta oscuro...Yo su escritora desubicada...Él mi hombro para llorar...Yo la única que lo podía abrazar..El mi mejor amigo...Yo su mejor amiga...Un giorno, quando meno te lo aspetti incontri una persona, incroci il suo sguardo e la parte più intima di te già sa che ti cambierà la vita, ma tu invece, incurante, sorvoli e procedi per la tua strada come tutti i giorni. Arriva sera, ti sdrai sul letto e ti viene in mente quello sguardo e inaspettatamente percepisci una strana emozione che fa vibrare il tuo corpo... come? è sempre stato a due passi da me, l’ho incrociato mille volte e solo ora capisco? No. E’ la tua parte più intima che ha deciso di farsi sentire, ti vuole felice, ti vuole viva e ti fa pensare che quella persona potrebbe essere la tua metà perfetta... ma non sa, che se anche ci avesse visto bene e lontano, le situazioni della vita reale impediranno questo trionfo. Inizia così una corsa verso l’impossibile, cominci a fare in modo che lui ti noti, di capire se anche lui pensa la stessa cosa, di fingere di incontrarlo casualmente e gli sguardi si incrociano, i sorrisi si fanno più maliziosi e finalmente si scambiano due parole... poi tre... poi quattro. Poi un caffè e finalmente arriva la sera giusta! Scavalca il recinto di casa e lo trovi, bellissimo, seduto sul tuo divanetto da giardino. E’ li per te... imbarazzata lo guardi, lo riguardi, lo ascolti e speri che ti baci, che venga travolto dalla stessa passione che sta facendo vibrare il tuo corpo. Ti sfiora la mano e l’eccitazione sale ai piani superiori di un grattacielo, li dove sei più vicina al cielo dove tutto è più blu, misterioso e infinito. Vi guardate e le sue labbra sfiorano le tue... cosa stai facendo? Ti sei rimbecillita? Una quattordicenne illusa!!! No! Ci pensa la tua parte più intima a bloccare questi futili pensieri e ti lascia cadere inerte tra quelle labbra, e quelle braccia. Assapori per la prima volta il gusto del proibito, del desiderio puro che ti brucerà per tutto il prossimo tuo futuro... ma è inebriante quella sensazione che ti fa sentire viva, anche il solo sentire i suoi capelli scivolare fra le tue dita ti fa scoprire come anche il tatto possa farti vivere delle emozioni a occhi chiusi. Siii... tieni gli occhi chiusi proprio per abbandonarti a lui e far cadere ogni tua difesa (è così che vince la parte più intima di te... è così che perdi la razionalità che ti ha assistito fino a quell’incrocio di sguardi!!) Ok. Capisci che anche lui vuole la stessa cosa... lo baci, ti bacia, vi ribaciate e ancora e ancora e ti trovi nuda il giorno dopo sul suo letto, e poi per strada in macchina, in una stanza d’albergo, sulla poltrona di casa tua, sul pianerottolo di casa, nel suo ufficio e così passano gli anni. Momenti indimenticabili, ogni volta pensi che deve essere l’ultima... sì... l’ultima perché ogni volta che lui se ne va per te è un dolore al cuore, e ogni volta che sceglie lei, resti con una sensazione di vuoto che non riesci a riempire con niente... la ignori, vivi la tua quotidianità, lavori, ti metti una bella maschera e ridi con gli amici, i parenti e i colleghi... ma loro non sanno il vuoto che sente la tua anima. Ci sono giorni nei quali ti sembra di impazzire, ti senti un leone in gabbia perché non puoi lottare contro il vento, contro le scelte di altri e anche se pensi di aver fatto tutto per fargli capire quanto lui sia importante per te, capisci che se anche lui pensasse a te come vorresti, in realtà le responsabilità e i doveri famigliari di entrambi impongono certe scelte. Poi quando presa dallo sconforto e dalla stanchezza di aspettare decidi di voltare pagina, lui riappare sempre bello come il primo giorno di tredici anni fa. Fa sempre così, si assenta per mesi, a volte anche per un paio di anni, lasciandoti lì sull’orlo di un precipizio nel quale stai per sprofondare, ma grazie alla tua razionalità ti aggrappi e ti salvi ed è proprio in quel preciso momento, quando dici “sì sono troppo brava ce la faccio da sola anche senza di lui”, ecco lui ritorna! E perché ritorna? Ritorna sempre e ogni volta e come se non ci fossimo mai persi, ogni volta vibro come il primo giorno, ogni volta mi inebria la sua presenza, ogni volta lo desidero sempre di più e ogni volta mi accorgo che tutto questo non porterà a nulla. E allora perché torna? E allora perché continuo ad aspettarlo? La parte più intima di me non risponde... o non vuole rispondere perché io so quale sia la verità ma lei vuole continuare a crogiolarsi nell’idea che lui la ami ma non possa sceglierla. Quale sarà la verità? Certo è che vince sempre la mia parte interiore, vince sempre lui che mi ritrova sempre, vince questa emozione che non smette di alimentarsi, vince il tempo che non me lo fa dimenticare, vince lei che lo trova al suo risveglio, vincono i miei doveri e le mie responsabilità. Ma non doveva essere la mia metà perfetta? E’ solo il mio sogno più lungo.Ho sbagliato ne sono consapevole ma... l'ho amato, l'ho amato davvero con tutta l'anima... e dopo più di 5 anni il ricordo di quell'amore è ancora vivo dentro di me. Avevo 15 anni e lui 25 lo conobbi quando si fidanzò con una mia cara amica e subito diventammo amici eravamo come fratello e sorella... uscivamo sempre insieme io lui e la fidanzata... lei (che chiamerò A) aveva la ritirata mentre io no e quindi capitava che il sabato sera A si ritirasse e io e B rimanessimo in giro con altri amici... una sera iniziammo a chattare come era solito fare e ad un tratto inizió a confidarsi dei problemi che aveva con A... io cercai di essere neutrale ma ad un tratto andammo sul personale e decisi di staccare la connessione facendo finta di essermi addormentata... nei giorni successivi iniziammo a lanciarci sguardi, frasi di sfida davanti a tutti, battutine provocatorie, braccia che scivolano sulle spalle, mani che mi stringevano i fianchi appena possibile, in poche parole iniziammo a cercare il contatto fisico... decisi di non farmi vedere per una settimana perché iniziai a sentire dentro di me un'interesse che non avrei mai dovuto sentire e comunque da quando uscivo con questa comitiva iniziai ad avere degli atteggiamenti che non mi erano mai piaciuti bevevo, fumavo, ero sempre nervosa litigavo con la mia famiglia e i voti a scuola peggioravano .. In quella settimana le sue chiamate furono continue ma io quasi le evitai... dopo una settimana cominciai ad uscire di nuovo con loro perché nonostante tutto quella vita da ribelle mi piaceva e soprattutto avevo bisogno di vederlo... Quella sera d'inverno eravamo al bar tutti insieme io, lui, A. ed altri amici... dopo aver bevuto abbastanza mi alzo per andare in bagno, quando sto per uscire me lo ritrovo davanti mi spinge contro il muro e mi bacia (in quel momento il buio dentro di me, l'adrenalina inizia a farsi sentire tutto ciò che avevo desiderato e che mi ero promessa di Non far accadere stava accadendo). Io e lui lì da soli avrei voluto non finisse mai ma purtroppo si doveva tornare alla realtà... si stacca da me e accarezzandomi mi sussurra:"ho bisogno di parlarti ti accompagno io a casa sorellí (era cosi che mi chiamava sempre)". La serata finisce io vado in macchina con gli altri amici e lui accompagna A. a casa dopo un po' ritorna da noi che lo stavamo aspettando in piazzetta... aprí il finestrino senza neanche scendere e nervoso disse di doversi ritirare e che mi avrebbe accompagnato lui perché doveva parlarmi di A. E così fu, solo che quella sera non mi accompagnó a casa... ci fermammo in un parcheggio... mi guardó negli occhi e iniziammo a baciarci senza dirci niente e facemmo l'amore... quella notte rimanemmo abbracciati fino alle 3 del mattino senza pensare al dopo... alle conseguenze, ai sensi di colpa... quella notte niente esisteva per noi... Questa storia è andata avanti per piu di un anno, nel quale lui è stato sia con me che con la ragazza ufficiale che non si è accorta di niente... io mi sono innamorata follemente... e lui diceva di volermi bene davvero ma mai di amarmi... perchè lui non era capace di amare... Mi ha fatto soffrire tanto ma quello era il suo modo di essere e cercava di farmi allontanare da lui perché sapeva che non sarebbe mai cambiato e io avrei solo sofferto... ma più mi faceva soffrire e io più mi innamoravo... ho fatto pazzie per lui ma non me ne pento, mi ero quasi annullata... mi sono messa contro la mia famiglia che fortunatamente dopo mi ha aiutata tanto... ho dovuto sopportare cose che quasi nessuno sarebbe in grado di sopportare... la dignitá era arrivata sotto i piedi... MA IO ERO FELICE, i momenti belli c'erano e lui ne era consapevole a volte mi faceva anche delle belle promesse ma poi qualcosa lo faceva tornare sui suoi passi. Ma solo oggi mi rendo conto che io purtoppo non sono riuscita ad aiutarlo non perché non lo volessi ma perché non ero in grado... non avevo l'etá e l'esperienza per affrontare una cosa del genere... Tutto questo continuó ad accadere fino a quando un giorno la famosa A. mi chiama piangendo dicendomi che il suo ragazzo ha messo incinta una ragazza che da qualche mese era entrata a far parte della nostra comitiva... da quel giorno sono sprofondata negli abissi... ho toccato il fondo e con il tempo sono risalita diventando più forte di prima. Ho abbandonato tutti in quella comitiva e sono sparita... ma lo amavo troppo lo volevo troppo mi ero convinta che potevo perdonarlo che lo avrei accettato al mio fianco anche con un figlio... poi grazie alla mia famiglia ho cancellato questa idea e sono andata avanti... dopo giusto un anno l'ho contattato con un nuovo numero dicendogli: e lui mi rispose:< sì sei una persona che non dimenticherò mai... una persona che mi ha dato tanto... e che stava per salvarmi dalle tenebre della mia anima>. Ormai era un uomo sposato con una figlia, avrei continuato a fare l'amante in eterno e questo non me lo meritavo.In un bruttissimo periodo della mia vita, conobbi una persona, un ragazzo bellissimo, dolcissimo... che mi ha fatto innamorare sul serio, non riuscivo a stare un attimo lontano da lui, era davvero importante per me. Il 17 ottobre 2007 iniziò la nostra bellissima favola o almeno quello che credevo fosse una vera favola d'amore. Ho vissuto con lui momenti indimenticabili, pieni d'amore, di dolcezza, di coccole, di litigi per una sua gelosia assurda... momenti che non potrò mai cancellare, perché mi appartengono, perché non voglio cancellarli. La mia favola è durata 10 mesi, fin quando lui ha deciso di "sostiruirmi" con una che neanche gli piaceva, fin quando lui ha baciato una tipa appena conosciuta. Non sono riuscita a perdonarlo, ma in un secondo momento ho capito che volevo lui, solo lui. Ho fatto anche l'impossibile per riconquistarlo, per non buttare tutti i sentimenti che provavo, e che forse anche lui provava. Lui però non ha voluto ascoltare il suo cuore, ha voluto iniziare un'altra storia e dimenticare il passato, dimenticare me. Ora che ha capito cosa ha perso, ora che ha capito che anche lui non può fare a meno di me, ora che ha capito che tutto l'amore che gli ho dato non potrà più averlo, mi ha chiesto scusa. Ma ora le scuse non servono, ho passato momenti che dire brutti è poco, rifiutavo cibo amicizie... tutto! Passavo le giornate chiusa nella mia stanza piangendo, non riuscivo a credere a quello che era accaduto, non riuscivo a credere che era finito tutto, non riuscivo a credere che aveva preferito altre a me. Mi ha fatto del male durante un periodo in cui avevo più bisogno di lui, mi ero appena operata... Ora la magica favola è finita.. e forse sono contenta che sia andato così... Ora che tutto è finito, riguardando il passato capisco che non devo né dimenticarlo né odiarlo, ma solo ringraziarlo, perché ho ricordi belli e indimenticabili, perché grazie ai momenti brutti sono diventata più forte, perché ho saputo amare con tutta me stessa, perché ho capito che le favole finiscono, ma che nonostante tutto la vita va avanti... Grazie davvero Giò... un dolce bacio.
?


Commenti

Non ci sono commenti disponibili al momento.


Lascia un commento a questo lavoro:

per lasciare un commento devi effettuare il login: